Páginas / Web-orrialdeak

sábado, 22 de junio de 2013

7WEEC. Ingurugela+ESenRED: Conferencia Internacional de Jóvenes: Cuidemos el planeta (Confint)

Presentando Ingurugela y ESenRED

Resumen aceptado.
Presentación oral - 1. Crear redes para promover la educación ambiental
Conferencia Internacional de Jóvenes: Cuidemos el planeta (Confint)

La Confint es un proceso de EA basado en los principios y valores del Tratado de EA de Brasil'92. Millones de escolares de más de 60 países han participado en este proceso desde 2009. La metodología, desarrollada en conferencias de diferentes niveles, desde el escolar al internacional, transforma la escuela en un espacio crítico y activo para la construcción de conocimientos, para la participación democrática de los jóvenes y para la acción transformadora local en conexión global con otros jóvenes en acción. Principios: Joven elige a joven, Joven educa a joven, Una generación aprende con otra.

Ponencia: ppt.


Ponencia: texto.

Conferencia Internacional de Jóvenes: Cuidemos el planeta (Confint)

Imagen de una ilusión, fundamento de una acción para cambiar el futuro del mundo

Junio de 2010. La Conferencia Internacional de Jóvenes: Cuidemos el Planeta que se celebraba en Brasilia, parecía una torre de Babel entre tantas lenguas y voces mezcladas, entre tantas etnias y culturas juntas, entre tantos colores y olores diferentes, entre tanta ilusión por cuidar el planeta. En definitiva, fue una gran fiesta donde una comunicación llena de creatividad manaba constantemente, un evento en el que la juventud dio una lección al mundo sobre cultura de paz y ciudadanía planetaria. Esta ilusión de diálogo se puso a prueba en varios momentos. Sirvió para resolver la tensión que surgió cuando la delegación estadounidense pasó por delante de la delegación palestina que disfrutaba tamborileando su derbak; miradas, gestos, incluso amago de retirada. Sin embargo, la delegación brasileña hizo de mediadora invitando a la palestina a continuar con su fiesta y a que todo el mundo se sumase a ella lo cual supuso el fin de la tensión. También se mostró entre las delegaciones de Rusia y Georgia, países con un fuerte conflicto diplomático, que compartían la misma habitación. Acabaron trabando una fuerte amistad y adquiriendo el compromiso de hacer que sus países dialoguen más y mejor. Algunos de los asistentes tuvieron que realizar un gran esfuerzo para estar allí. Sabemos de algún joven hindú que tuvo que viajar tres largos días en un tren para llegar a la capital, Nueva Delhi, para unirse a otros siete jóvenes, para volar durante 36 horas hacia Brasil. Era la primera vez que se montaban en un avión.
Como éstas, se podrían componer más de 350 historias, todas las de cada uno de los asistentes que acudieron a Brasilia dialogar con otros jóvenes del mundo para entre todos salvar el planeta.

Parece una la leyenda pero fue así…
Corría el año 2003. Marina Silva había sido nombrada Ministra del Medio Ambiente por el presidente Lula da Silva. Se cuenta que un día Marina estaba en su hogar estudiando el proyecto de la I Conferencia de Medio Ambiente. Su hija quería saber qué era aquello que le robaba tanto la atención. Marina le explicó que se trataba de una Conferencia donde las personas hablaban y aportaban sus ideas para influir en las políticas públicas con el fin de mejorar el medio ambiente. Según parece, la hija preguntó: “Y las niñas como yo ¿podrán dar su opinión?”.
Había surgido la idea creativa, el fundamento para mejorar el medio ambiente: la acción de los jóvenes. La hoy ex-ministra y líder del Partido Verde brasileño, percibiendo que la juventud tendría mucho que aportar, asumió la responsabilidad de organizar conferencias para las y los jóvenes de Brasil. 
Fruto de esta idea transformadora son las tres conferencias (2003, 2006 y 2009) que han logrado involucrar a más de veinte mil escuelas y más de ocho millones de jóvenes. Durante la II Conferencia Nacional Brasileña en el 2006, observadores internacionales –entre ellos Edith Sizoo (coordinadora de la red de la Carta de las Responsabilidades Humanas) apuntaron al equipo organizador que Brasil debía compartir con el mundo esa experiencia. Ante este éxito y presión internacional, en 2009, los Ministerios de Educación y Medio Ambiente de Brasil lanzan una invitación a todos los países a participar en la Conferencia Internacional Infanto-Juvenil Brasil 2010: Vamos cuidar do planeta (Confint), a celebrarse en Brasilia del 5 al 10 junio de 2010. La Fundación europea Charles Léopold Mayer apoya la iniciativa desde el principio.
En el VI Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental, Rachel Trajber y Elisa Sette presentaron, con gran ánimo, su propuesta a una delegación del estado español. Ingurugela, el Servicio de Educación Ambiental del Gobierno Vasco, asumió el reto de coordinar las acciones referentes a la Confint en España en coordinación con el equipo europeo.

La CONFINT como proyecto de mejora colectiva
a) ¿Qué es en realidad?
En principio, una conferencia es un evento puntual en el que se reúnen personas que debaten los temas propuestos, expresan sus puntos de vista, deliberan colectivamente  e intentan llegar a algún acuerdo. A veces, eligen a los representantes que llevarán adelante las ideas que el conjunto ha decidido. 
Aquí, “conferencia” se refiere a todo el proceso desde las primeras actuaciones hasta la Conferencia Internacional en Brasil y su seguimiento. Incluye la preparación, la investigación, los debates, las elecciones y las propuestas, a los niveles local, nacional e internacional.
En este sentido la Conferencia Internacional Infanto-Juvenil: Cuidemos el Planeta, es:
Un proceso educativo, medioambiental, que busca el compromiso y la responsabilidad de los y las jóvenes frente a la crisis ambiental que sufre nuestro planeta.
Un proceso interactivo entre jóvenes de diferentes edades y de distintas localidades, regiones, países o continentes que aprenden y actúan unidos y que tienen un fin común: cuidar el planeta.
Una campaña pedagógica que aproxima la dimensión de la política ambiental hacia la educación reglada. Intención que figuraba en la educación ambiental desde sus orígenes y que pocas veces se ha visto integrada con intenciones concretas en sus propuestas y programas generales.


b) ¿Para qué semejante iniciativa? 
Las finalidades últimas de estos largos procesos adquieren dimensiones globales en el marco de aprendizajes colectivos compartidos. Se pueden subrayar como más importantes:
promover el intercambio entre experiencias internacionales que aporten líneas de acción para la mejora de graves temas socio-ambientales globales, por medio de la educación y de la participación de la sociedad; 
permitir que el mayor número posible de jóvenes, profesores y comunidades se involucren localmente en los compromisos planetarios, asumiendo responsabilidades para que sociedades sostenibles difundan y profundicen temas fundamentales para el reconocimiento de la diversidad, la Cultura de la Paz y la supervivencia planetaria; 
contribuir para el fortalecimiento de la Década de la Educación para el Desarrollo Sostenible (Naciones Unidas/UNESCO) en el mundo.
Además, también se pretende:
… dar voz a millones de jóvenes que tienen derecho a participar en la construcción de un futuro sostenible para sus comunidades y para el planeta.
… crear y fortalecer en la escuela espacios de debate sobre los problemas sociales y ambientales que afectan a la comunidad, y percibir cómo estos problemas están relacionados con el resto del mundo.
… ofrecer a las nuevas generaciones incentivos para que contribuyan a realizar transformaciones sociales y ambientales desde el reconocimiento de la diversidad étnico-racial.
… involucrar a entidades locales a que trabajen con grupos de jóvenes para mejorar la calidad de la vida en las comunidades locales.

c) Los principios fundamentales de la iniciativa 
La Confint se asienta sobre una serie de principios metodológicos y éticos:
Educación ambiental y ética planetaria. Se trata de constituir un proceso educativo ambiental basado en los principios y valores de los siguientes documentos: el Tratado de Educación Ambiental para Sociedades Sostenibles y Responsabilidad Global, la Carta de la Tierra, el Manifiesto por la Vida y la Carta de las Responsabilidades Humanas.
Responsabilidad. Es la palabra eje en este proceso, y se aferra a su origen etimológico, respondere, que significa prometer, merecer o pagar; siendo responsum quien está obligado a responder de algo o de alguien. Según este otro enfoque, la responsabilidad individual aparece desde el momento en que la persona toma conciencia de la interdependencia entre lo que hace y sus consecuencias en la naturaleza o en las condiciones de vida concretas de los otros seres humanos (noción de espacio) o sobre las generaciones futuras (noción de tiempo). 
El reconocimiento de las responsabilidades o compromisos individuales y colectivos frente a la crisis ambiental es el eje potenciador del proceso. En cualquier caso, considerando que las responsabilidades de cada ciudadano y ciudadana están bien diferenciadas: una persona es co-responsable de la crisis ambiental global se vuelve responsable de su resolución, dentro de sus límites, en proporción a su acceso a la información y al poder.
Acción coordinada con la juventud. Es el principio que reconoce el rol de la juventud como sujeto social que vive, actúa e interviene ya en el presente, y no el que podrá intervenir en el futuro. Tiene algunas características especiales: 
- Joven elige a joven. En la Conferencia, los y las jóvenes son los protagonistas, se convierten en el centro de la toma de decisiones, asumidas por los propios jóvenes y no por indicación de terceros.
- Joven educa a joven. Jóvenes más mayores enseñan a los más jóvenes. Preparan el material y guían las dinámicas y los debates. Este proceso de movilización se construye entre jóvenes, respetando y confiando en su capacidad de asumir compromisos de acciones transformadoras.
- Una generación aprende con otra.  La Conferencia promueve la alianza entre las diversas generaciones involucradas. En la educación ambiental, ésta característica se vuelve especialmente importante, pues se trata de conceptos innovadores que el alumnado traslada a sus familias, entorno próximo y al profesorado. Mientras adolescentes y jóvenes se apropian fácilmente de tendencias transformadoras, depende de los adultos ofrecer y garantizar las condiciones para que ocurran los cambios necesarios.
Formación de comunidades de aprendizaje. La Confint en el ámbito escolar contribuye a transformaciones en la calidad de vida del entorno cercano, a partir de la intervención real y significativa en la realidad local. Intervenciones que se van generando por medio de procesos cooperativos con objetivos comunes, acciones participativas y resultados que redundan en el beneficio de toda la comunidad.
Acción local sobre temas globales. Un tema común se puso a debate en todas las escuelas en el desarrollo de la primera Confint: el Cambio Climático. El alumnado de cada centro escolar participante debía elegir una responsabilidad, un compromiso frente al cambio climático, y realizar una acción en cada escuela o en el entorno. Con ello se pretendía desarrollar la máxima: entre todos hemos de pensar las líneas de intervención y actuar local y globalmente.
d) Proceso de participación
1. Como primer paso cada país debía crear un equipo de personas, la Comisión Organizadora Nacional (CON), cuya responsabilidad era dinamizar y supervisar el proceso Confint, preferentemente en colaboración con el Ministerio de Educación. Este equipo debía incluir, hasta donde fuese posible, representantes de los proyectos locales, un coordinador nacional, y representantes de organizaciones de la sociedad civil y de instituciones que colaborasen en el proyecto. En Europa, la CON estaría apoyada en sus tareas por el Equipo de Coordinación Europeo. 
Siguiendo este criterio, en enero de 2010, se forma la CON en el estado con representantes de Catalunya (Xarxa d’ Escoles per a la Sostenibilitat de Catalunya-XESC y Societat Catalana d’Educación Ambiental-SCEA), Galicia (Axenda 21 Escolar y Programa Climántica), Aragón (Educambiental) y País Vasco (IRAES 21, red de “escuelas sostenibles” de Euskadi). Los intentos de colaboración con el Ministerio de Educación resultaron infructuosos.
2. La Conferencia internacional debía ser el nivel superior de los otros niveles anteriores. Estos abarcan la realización de conferencias en las escuelas, en provincias o regiones (opcionales), en los países, en los continentes para aportar sus trabajos a la conferencia realizada en un ámbito internacional. A cada estado le correspondían cinco niveles: las Conferencias escolares, las autonómicas, la estatal, la europea y la internacional.
3. Para las actividades europeas se necesitaban representantes con dominio del inglés, y, para poder acudir a Brasil, debían entender uno de los cuatro idiomas oficiales de la Conferencia Internacional (portugués, español, francés e inglés). Se comprometían a ser acompañados por adultos (por lo menos 1 por 4 jóvenes), que debían hablar alguno de los cuatro idiomas oficiales. 
4. Cada delegación también debía aportar la figura del facilitador o facilitadora, persona que animaba un intercambio de ideas entre los participantes, así como la participación de todos en un ambiente de comprensión mutua y de cooperación. Esta persona debía ayudar a desarrollar la conferencia escolar con la metodología propuesta. Podía ser docente, madre o padre del centro escolar, líder de la comunidad o joven “mayor” con experiencia en organización de debates. 
Para la Conferencia Internacional debía ser una persona joven, entre 18 y 25 años, con experiencia en animación y dinamización de grupos, participación en grupos de jóvenes medioambientales, y que participase activamente en la CON. Se buscaban personas acogedoras, pacientes, capaces de llevar grupos de jóvenes de 12 a 16 años, y participar en la actividad de formación expresa para ellas (seis días, en Brasilia, justo antes de la Conferencia) y estar dispuestas a continuar el proceso después de la Conferencia de junio 2010. La persona facilitadora tenía que hablar el idioma nativo de su delegación, más uno de los cuatro idiomas oficiales de la conferencia (francés, inglés, español y portugués). La SCEA aportó la facilitadora de la delegación española a Brasil.

e) Metodología adecuada a la intención educativa
Se propone llevar a cabo un proceso constructivista en el cual las personas se reúnen, deliberan sobre los temas propuestos y eligen representantes que llevan a otras instancias las ideas acordadas. Esta acción, en la cual la opinión de los jóvenes es respetada y valorada, promueve el reconocimiento de que ellos pueden asumir responsabilidades individuales y colectivas para promover una mejora de la calidad de vida local y planetaria.
A través de esos proyectos, los jóvenes van adquiriendo conocimientos y competencias que les permiten entender la complejidad de los retos vinculados con la sostenibilidad, reflexionar sobre sus responsabilidades y poner en práctica acciones concretas.
La metodología transforma cada centro escolar en un espacio activo de cuestionamiento de hábitos para la construcción de conocimientos, que permite la participación democrática y el debate de lo global y de lo local simultáneamente. De esta manera, la escuela es considerada como un espacio republicano (basado en la idea de res pública, asunto público), de educación permanente, a lo largo de la vida y para todos. Espacio que, con la Conferencia, se vuelve un Ágora griego, o incluso, el Círculo de Cultura pensado por el educador Paulo Freire.
Su sencillez despierta y fortalece la participación de la comunidad en el debate sobre problemas importantes, generalmente limitados a los centros de investigación o de formulación de políticas públicas. Esta acción, en la cual la opinión de los y las jóvenes está respetada y valorada, promueve el reconocimiento de que podemos asumir responsabilidades individuales y colectivas para promover una mejora de la calidad de vida local y planetaria.

2. La CONFERENCIA ESCOLAR como realización concreta de la intención transformadora

En primer lugar, había que establecer un equipo en cada centro escolar que dinamizase el proceso. Se consideraba muy importante la implicación de representantes de la comunidad educativa del centro que participasen activamente con un grupo de jóvenes. En Europa, estos grupos disponían de la Guía Paso a Paso para las Conferencias Ambientales, instrumento que proporcionaba una referencia metodológica común realizado por el Equipo de Coordinación Europeo basándose en los documentos sobre conferencias de las experiencias de Brasil.
Cuatro fases determinan la Confint escolar bajo el lema “aprender, pensar y proponer”:
1. Escoger una problemática ambiental específica, relacionarla con el cambio climático e involucrar a los participantes. 
2. Concienciar mediante la investigación sobre el tema escogido y el intercambio de ideas, experiencias y opiniones. El conocimiento necesario viene de investigaciones, discusiones con otras personas, visitas de sitios, observaciones y comparaciones. En este momento, cada joven es investigador. También pueden contar con el apoyo de maestros y líderes de la comunidad. Todo lo que ocurre durante este proceso es importante. Todo lo que se piensa y elabora puede llevar a ideas y acciones para cuidar el entorno y el planeta.
3. Debatir sobre responsabilidades individuales y colectivas para proponer y llevar a cabo acciones locales transformadoras.
4. Trabajar sobre herramientas de “educomunicación”. La educomunicación es una manera de relacionar la educación con la comunicación y defender el derecho de los individuos a producir por sí mismos información en distintos soportes: carteles, periódicos, redes sociales, programas de radio, películas, etc.
Elegir a las personas delegadas que representarán al centro escolar en los sucesivos niveles y encargadas de informar a sus escuelas locales sobre las actividades de las sucesivas Conferencias.
En algunos centros escolares ya se desarrollaban con anterioridad proyectos de educación ambiental, por lo que algunas de estas fases ya estaban incluidas en sus propios procesos y sólo tuvieron que adaptarlas.
En total, en el estado español, entre marzo y abril se realizaron Conferencias escolares en 57 centros educativos, con la participación de 1.750 jóvenes y 45 adultos.

a) La CONFERENCIA AUTONÓMICA y la ESTATAL
En estas Conferencias se reunían las delegaciones de los centros educativos, para la Conferencia autonómica, y las delegaciones autonómicas para la Conferencia estatal. 
La tarea principal consistía en organizar debates con la finalidad de redactar una Carta de Responsabilidades Autonómica y, posteriormente, Estatal, bajo el epígrafe de “Cuidemos nuestro territorio”. Una y otra habrían de estar basadas en las propuestas de  responsabilidades y acciones trabajadas de las conferencias de niveles anteriores.
La comunicaciones en grupo se hacían mediante carteles y otros materiales de educomunicación. Tras el debate, se seleccionaba un cartel por subtema, se redactaba la Carta de Responsabilidades y se elegía de manera democrática a los y las jóvenes representantes que conformarían la siguiente delegación.
De esta manera, se realizaron una Carta de Responsabilidades de los Jóvenes de Catalunya, otra de Galicia y otra del País Vasco. La premura de los plazos a cumplir hizo que la CON elaborara una Carta de Responsabilidades estatal a partir de las autonómicas, que fue la que se presentó en la Conferencia Europea.
Cada autonomía propuso a sus representantes para conformar entre todos una delegación estatal de 9 jóvenes, 3 adultos y 1 facilitadora.

b) La CONFERENCIA EUROPEA
Para los participantes europeos, este proceso se presentaba como una gran oportunidad. Se podría reflexionar sobre las problemáticas ambientales en las diferentes regiones de Europa, construir redes para este proceso y al final participar en la Conferencia Internacional, para actuar conjuntamente como jóvenes ciudadanos y ciudadanas de Europa. 
Las delegaciones de jóvenes de once países europeos participaron en un Seminario Intercultural Europeo por internet, para compartir sus experiencias nacionales y herramientas de educomunicación, y reunir las responsabilidades y acciones propuestas por cada país para construir colectivamente la Carta de Responsabilidades de la Juventud Europea para el Medio Ambiente: Cuidemos Europa. 
Los nueve representantes de la juventud del estado participaron en este evento durante el mes de mayo de 2010.
c) La CONFERENCIA INTERNACIONAL
La invitación de Brasil obtuvo la respuesta positiva de 62 países. De ellos, 52 constituyeron su CON y realizaron Conferencias escolares y nacionales, 47 lograron enviar delegaciones a Brasil. Antes de la Conferencia Internacional se había logrado movilizar 87.258 centros educativos y 13.153.229 estudiantes.
En Luziânia, a las afueras de Brasilia, entre el 5 y el 10 de junio del 2010, se celebró la I Conferencia Internacional Infantojuvenil: Vamos a Cuidar del Planeta, CONFINT. El evento reunió a más de 350 jóvenes de 12 a 15 años, de 47 países, entre los que se encontraban nuestros nueve representantes. Allí se encontraron con multitud de jóvenes de otros países, de otros lugares recónditos del mundo, de otras culturas, de otras maneras de vivir y de entender la vida…. Lograron entenderse, trabajar en común y construir un referencia de futuro, un alegato contra la insostenibilidad del modelo de vida dominante y a favor del papel protagonista que puede representar la juventud.
A Brasil llegaron también 69 jóvenes de entre 18 y 29 años representando a cada país, teniendo papeles de educadoras y educadores, impulsando el segundo principio del proceso que es “Joven educa a joven”.  El tercer principio, “Una generación aprende con la otra”, es construido en la relación con los adultos, sean acompañantes, profesores o participantes del proceso.
Además de disfrutar de multitud de vivencias artísticas y talleres de tecnologías sustentables –uno de los cuales fue organizado por la cooperativa EcoLogicaMente, de Jaén-, en la CONFINT, los delegados y delegadas acordaron y escribieron la Carta de las Responsabilidades y Acciones de los y las Jóvenes del Planeta, explicando cómo van a cuidar del planeta (ver Anexo 1). 
El día 10, la Carta fue entregada formalmente al Presidente del Senado Brasileño, José Sarney, y al Ministro de Educación, Fernando Haddad. Así mismo, cada joven envió copias de la Carta al Secretario de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, y a las autoridades responsables de Educación y Medio Ambiente de sus propios países.
La Conferencia respondió al desafío contemporáneo de la civilización hacia la sostenibilidad de la vida. Con todo ello, queda la invitación de formar una red de cuidados con el planeta, nuestra Madre Tierra, tal y como dijo un emocionado Leonardo Boff en el cierre de la Confint. 
La valoración final fue excelente en general y, en particular, en cuanto a metodología, cultura, bienestar y organización. El evento transcurrió en un clima estimulante y de armonía. Alguien valoró el evento como la “pedagogía de la felicidad”.
Sin embargo, Rachel Trajber, coordinadora de la Confint, afirma que “La pregunta sigue siendo la misma que al principio: ¿cómo puede todo esto ser incorporado en la educación formal en el aula? ¿Cómo podemos crear una comunidad escolar con una actitud responsable y comprometida con lo local y lo global socio-ambientales?”. Para Trajber, como para tantos asistentes y observadores desde la distancia, esta 1ª Confint internacional, tiene que ser mucho más que un hermoso recuerdo de un evento. Debe convertirse en un referente para los educadores del mundo. Merece ser desarrollada tanto por sus métodos como por los conceptos a estudiar, adaptar y reproducir. Hay que dar importancia especial a su contribución a la difusión y el avance de las prácticas de aprendizaje, argumento fundamental para hacer frente a los cambios globales socio-ambientales. Dado que el debate vuelve a la comunidad escolar, se pueden secuenciar otras muchas tareas que no se limitan a reproducir los conocimientos, principios y responsabilidades sino a consolidar actitudes. Cada colectivo o grupo puede convertirse en productores de nuevos conocimientos y de nuevos retos o actuaciones.
A través de las actividades y los diálogos entre las generaciones, se dieron grandes pasos para capacitar a la juventud en la asunción de responsabilidades globales y acciones locales, para fortalecer redes y movimientos juveniles y, en definitiva, para promover la aplicación de las políticas de educación integral y sostenible con los educadores de los países participantes. Este compromiso se expresa también en la Carta Musical: Cuidemos el Planeta, compuesta por un grupo de jóvenes durante la conferencia.
Tal fue el éxito del proceso educativo que se siguió a distancia a través de una Comunidad de Aprendizaje Virtual, que animaba a las comunidades escolares a continuar con el proceso. En esta Comunidad Virtual, todo el mundo venía a reafirmar y a difundir el conocimiento de la sostenibilidad de sus culturas locales, mientras que al mismo tiempo expresaba sus sueños y disfrutaba de un rico intercambio de información. De esta manera, la red de atención de la biosfera planetaria se expandió durante un año, el tiempo que duraron los recursos económicos dedicados a su soporte en Internet.
En Europa, el 24 de noviembre de 2010, una delegación de jóvenes europeos presentó la Carta Internacional de la Responsabilidades de los Jóvenes: Cuidemos el Planeta a altos representantes de las instituciones europeas y el IPCC como fueron el Sr. Hermann Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, el Sr. Gerhard Stahl, Secretario General del Comité de las Regiones, Sra. Mette Plauborg, miembro del gabinete de Acción Climática de la Comisión Europea, en Bruselas, y el Sr. Van Ypersele, vicepresidente del IPCC. También se reunieron con Andrés y Tobías Rubio, del Consejo de la Unión Europea. La delegación fue muy bien acogida y se refleja en las palabras que pronunció el Sr. Van Rompuy: "Están aquí porque tienen un sentimiento de destino común (…) La responsabilidad es una palabra clave en mi opinión. Por favor, mantengan esa parte del idealismo y de la inspiración. Estoy agradecido de que hayan venido hasta aquí a mostrarnos su Carta y me comprometo a darla a conocer entre mis colegas".

3. Hacia el futuro queda todavía un camino por recorrer
La nota que apareció en el blog chileno de la Confint: “Ahora que leemos la Carta de Responsabilidades nacida de este gran proceso, comprendemos que no hay final, y parafraseando a un pensador peruano, nos decimos seguros que la Confint termina para nacer de nuevo. La Confint terminó para nacer de nuevo”, ilustra la potencialidad que puede tener en el devenir futuro de los distintos colectivos. 
Por una parte, el éxito de estos procesos en los centros educativos y en los encuentros autonómicos o regionales ha tenido tal impacto en sus protagonistas que se ha convertido en una oportunidad de oro para hacer educación. Una Educación en el sentido más amplio de la palabra, pues el alumnado trabaja tanto con conceptos como con prácticas de educomunicación, todo completamente integrado y pensado para incluir a la generación de facilitadores y a la generación de adolescentes en el debate sobre los cambios socioambientales globales con especial atención al cambio climático. El éxito y la energía forjada en este proceso no se debe ni se puede dejar morir, sino que se deben aprovechar para generar otras oportunidades a nuevos adolescentes.
El apoyo de instituciones internacionales como la ONU, la UNESCO y otras organizaciones como la red de la Carta de las Responsabilidades Humanas, la Fundación Charles Léopold Mayer, la Association Monde Pluriel… hacen que la Confint pueda tener próximas ediciones mientras así lo demande el estado del planeta.
Hacia el futuro, Brasil promueve la continuidad de la orientación de un ciclo internacional nuevo, es decir, la segunda Conferencia Internacional de la Juventud: Cuidemos el Planeta, a comenzar en 2011 y terminar en 2014, acudiendo a la Cumbre de Río + 20 en 2012.
En el contexto europeo se pretende:
Dar una  continuidad concreta al proceso internacional iniciado en Brasil, contribuyendo a la difusión, debate y aplicación de la Carta Internacional de las Responsabilidades de los jóvenes: Cuidemos el Planeta. 
Fortalecer el impulso ciudadano y comprometido de los jóvenes en torno a temas de desarrollo sostenible  para que expresen sus ideas con los actores políticos y económicos de los organismos locales e internacionales. 
Organizar conferencias estatales y una Conferencia Europea en 2012 para hacer una contribución a Río +20
Todo ello con la misma metodología citada más arriba: responsabilidades individuales y colectivas, acciones transformadoras, “joven aprende con joven”, “joven elige a joven”, “una generación aprende con otra”… 
Paralelamente a este escenario se constituye el grupo de trabajo del Ceneam denominado Redes de Escuelas Sostenibles (http://www.marm.es/es/ceneam/ grupos-de-trabajo-y-seminarios/redes_escolares/default.aspx). Aprovechando las sinergias de los componentes del grupo y las experiencias de algunos componentes en las pasadas Conferencias, este seminario asume como una de sus tareas impulsar el nuevo proceso Confint. Se vuelve a crear una CON y se abre un blog (confint-esp.blogspot.com) donde se puede encontrar toda la información al respecto. 
Durante el último trimestre de 2011, se han programado Conferencias escolares en las diferentes Comunidades Autónomas y localidades que se han implicado en el proceso. En ellas se pide investigar y presentar la problemática, debatir, sentirse responsable y poner acciones en marcha y “educomunicar”. Quienes participen asumirán dos responsabilidades de la Carta Internacional de Jóvenes: Cuidemos el Planeta, redactada en Brasil y planificarán dos acciones para desarrollar cada una. Las acciones irán detalladas bajo los epígrafes de quién, cómo y cuándo se realizarán, y cómo y cuándo se evaluarán. Tras esta tarea vendrán otras como “educomunicar” los resultados, elegir la delegación que los representará en la Conferencia Estatal y, por supuesto, ejecutar las acciones planificadas y valorar el proceso realizado y los resultados obtenidos.
Se calcula que se realizarán más de 230 Conferencias Escolares en todo el Estado, en las que participarán más de 15.500 chicos y chicas de enseñanza no universitaria, de todos los colores y alturas.
Las delegaciones elegidas en las conferencias autonómicas se reunirán en la I Conferencia Estatal de Jóvenes: Cuidemos el Planeta, los días 26 y 27 de enero de 2012, en Vitoria-Gasteiz, aprovechando su nombramiento como Capital Verde Europea 2012. La vocación es que sea la primera de otras muchas que vengan detrás y que den la oportunidad de reunirse, investigar, debatir, asumir responsabilidades, planificar acciones, llevarlas a cabo conjuntamente y “educomunicarlas” a otros jóvenes, a autoridades y gestores.
Se reunirán unos 120 jóvenes en un foro donde pondrán en común la labor realizada hasta el momento, las responsabilidades elegidas y las acciones planificadas, trabajarán en las tareas indicadas para la Conferencia Europea y elegirán la representación para la Conferencia Europea.
En mayo, los días 13 a 16, está programada una Conferencia Europea de Jóvenes: Cuidemos el Planeta. Se realizará en Bruselas (Bélgica) en la sede del Comité de las Regiones. Reunirá aproximadamente a unos cien participantes. Las delegaciones trabajarán conjuntamente la redacción de una Carta Abierta dirigida a las autoridades políticas, presentando allí sus compromisos para “Cuidar el Planeta”, así como su solicitud de apoyo para poner en práctica sus acciones. La Carta Abierta será entregada a personalidades políticas de la Comunidad Europea. Asimismo crearán en este encuentro algunas herramientas de educomunicación que podrán difundir al regresar a sus países. 
1. Posibilitar un encuentro intercultural entre jóvenes europeos
2. Acordar propuestas en común, que culminarán con la redacción colectiva de una “Carta Abierta” dirigida a las autoridades políticas. 
3. Fortalecer a la juventud en su capacidad de acción: a su regreso, los delegados y delegadas podrán difundir esa Carta en su entorno, documento que les servirá de soporte para la acción.
El fruto del trabajo realizado por los y las jóvenes en la Conferencia Europea supondrá sin duda un valioso aporte a la Cumbre de la Tierra, Río+20, organizada por la ONU, del 4 al 6 de junio de 2012. Está previsto que se unan en Río de Janeiro una delegación de jóvenes de Europa con una delegación de jóvenes que participaron en la Confint de Brasil de 2010. Se espera presentar las Cartas Internacional de Responsabilidades y la Abierta europea a las autoridades políticas personadas allí.
La Confint sigue dando sus pasos en busca de un futuro más sostenible en el que la juventud, huyendo de un cliché pasivo e indolente, tenga su protagonismo, pueda tener voz, pueda contribuir al cambio social que demanda la educación ambiental, a la vez que va desarrollando sus capacidades y competencias, a la vez que se va educando.
Porque como dice en la Carta Internacional de los Jóvenes: 

“Si no es ahora ¿cuándo? Si no somos nosotras y nosotros ¿Quiénes?”.

Anexo 1
Carta de Responsabilidades de los y las Jóvenes del Planeta.
Nosotros, la gente joven del mundo y los delegados de esta Conferencia Internacional, les invitamos a compartir la responsabilidad de cuidar el Planeta.
Esta Carta, que nace de la unión de 53 países, representa las responsabilidades y acciones de diferentes naciones con diversas culturas, idiomas y sociedades.
Somos conscientes de los desafíos medioambientales que enfrenta nuestro Planeta. Algunas personas dicen que la solución es el dinero; otras que es la inteligencia. Pero el dinero no importa cuando más de 400 niños y niñas, se juntan para cuidar de su hogar. Un hogar que ha sido deteriorado con el tiempo y que tiene un futuro inseguro e inestable.
Si queremos estar protegidos de los cambios medioambientales, tenemos que llevar a cabo estas acciones y responsabilidades nosotros mismos.
Si no es ahora, entonces ¿Cuándo?
Si no lo hacemos nosotros, entonces ¿Quién?
Responsabilidades e acciones
1. Sensibilizar e informar a las personas sobre el uso eficiente y responsable del agua, la energía y los recursos biológicos y minerales, mejorando así nuestros propios hábitos de consumo así como los de todos.
2. Reducir, a fin de parar, la contaminación del agua, con el apoyo y la acción del gobierno, de de las empresas, de los agricultores y otras.
3. Informar y estimular a la gente para que reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero, a través del uso de todas las energías renovables accesibles y disponibles, contando con el apoyo del gobierno, cuando sea posible, para acciones que todos podamos poner en práctica.
4. Estimular una agricultura sustentable, consciente y menos impactante social y ambientalmente, sin agrotóxicos ni transgénicos, promoviendo la educación rural para poner en práctica nuevas formas más eficientes de uso de recursos, asegurando la seguridad alimentaria y, en algunos países, evitando los incendios forestales durante la preparación del campo.
5. Cuidar el medioambiente, fortaleciendo y profundizando los proyectos de educación, invirtiendo en la participación de los jóvenes y en sus capacidades de toma de decisión, informándolos sobre educación ambiental, transformando comunidades y escuelas en comunidades de aprendizaje, exigiendo que sea respetada.
6. Crear grupos ecológicos, en escuelas y comunidades, que protejan, preserven y valoricen la biodiversidad, cuidando los ecosistemas para contribuir con la sustentabilidad de la biosfera, reduciendo los desperdicios y usando los recursos naturales de forma racional.
7. Fomentar el consumo adecuado y la política de las 5Rs (reflexionar, rechazar, reducir, reutilizar y reciclar) a través de la publicidad informativa, adoptándolo en la vida diaria, constituyendo de esta forma, sociedades y estilos de vida sustentables.
8. Reducir el uso de energías impactantes, concienciando y movilizando a la sociedad sobre el uso de medios de transporte ecológicos, respetando los cambios que esas nuevas actitudes traerán.
9. Implementar perspectivas y valores ambientales, con el fin de mejorar el punto de vista de la gente, para con ello estimular una ciudadanía activa.

Brasilia, 10 de junio de 2010



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada