Páginas / Web-orrialdeak

domingo, 22 de febrero de 2015

Sánchez, A.J. (2015) España no es Finlandia

Fotografía de Josu B.G.

Siempre que publican resultados de evaluaciones externas sobre el rendimiento de los Sistemas Educativos tienden a salir malos resultados para España y buenísimos para Finlandia. Entonces todo el mundo:
- Los maestros/as: “Que aprenda Wert de los finlandeses”. Como si la culpa la tuviese el Sr. Ministro, JÀ.
- Los padres/madres y periodistas: ”Es que los maestros/as de aquí no son los de allí, y eso se nota” (que, por cierto, hablaré algún día de los maestros/as de aquí y los de allí).
- Y yo: Es que España no es Finlandia.
Porque si España fuese Finlandia todo sería más fácil. Podríamos enviar a varios investigadores allí, copiar íntegramente el Sistema Educativo e implantarlo aquí; pero España no es Finlandia. 
En Finlandia los niños/as entran al colegio con 7 años porque
los educadores, pedagogos, psicopedagogos, psicólogos y demás profesionales cuyos oficios acaban en “gogos” estiman que la madurez no es óptima para iniciarse con las primeras letras hasta esa edad. Aquí entran con 3 años forzando la máquina; silabean con 5 años, formalmente leen con 6 y los más “rápidos” hasta con 4 años, incrementando las diferencias y etiquetando al alumnado. 
En Finlandia los niños/as tienen un recreo de 20 minutos por cada hora de clase (aquí 30 min. para las 5h, que maestros/as reducimos en 15 min, por festejos de cumpleaños, restamos el tiempo que se gasta en recoger o se lo privamos al alumnado que se come el bocadillo en clase porque acostumbran a tirarlo a la basura).
En Finlandia los niños/as tienen más vacaciones.
En Finlandia la profesión más apreciada es la de educador/a.
En Finlandia los maestros/as con hijos más pequeños de 3 años no tienen necesidad de trabajar. Igual cualquier Finlandés que ejerza en lo que sea, pues el Estado le proporciona una paga que le permite vivir cómodamente durante ese tiempo.
¿A QUE NO CUADRAN LAS CUENTAS? No se puede establecer comparaciones basadas en evaluaciones cuantitativas sobre unos contextos tan diferentes. 
En Finlandia no existen series dobladas, solamente V.O. Si quieres ver una serie que te gusta mucho no te queda otra que verla en el idioma en que ha sido producida (inglés, francés, español). Aquí tenemos Sálvame en horario infantil y Sálvame Deluxe en horario adulto. Si dejamos a un niño/a finlandés ver la tv toda la tarde imaginemos el chute de inglés que se ha metido en una semana.
En Finlandia la Educación sí es Educación, un continuo debate social y un asunto de Estado. Apenas existe un 2% de enseñanza privada, transporte y comedor son siempre gratuitos.
En Finlandia más del 85% de los matrimonios están compuestos por parejas de estudios universitarios. Seamos sinceros, cuando una persona "come de los papeles" y del capital humano que de joven se invirtió en él, tiende a ser más responsable en la educación de sus hijos/as. Y eso contrasta con que en Jaén predomine el absentismo escolar durante la recolección de aceituna o que en Málaga el alumnado falte porque está haciéndose el reportaje para la 1ª Comunión. No es igual.
En Finlandia el hogar, luz, agua, alimentación y escuela son derechos básicos de contenido prestacional por el Estado. Tengas o no tengas dinero parapagarlos. Me explico; no se trata de que estén recogidos por la Consitución y luego tararí que te vi, sino que de verdad los ejerces.
En Finlandia la mezcla de etnias y culturas enriquecen mucho a la sociedad. Me dio envidia (sana, por supuesto) aquel reportaje de Canal Sur cuyo padre era malagueño y madre japonesa que hablaban a su hijo en inglés (http://programas.canalsur.es/aporeuropa/destinos/finlandia/helsinki/item/253-a-por-europa-viaja-el-lunes-a-helsinki,-la-capital-con-el-mejor-sistema-educativo-del-mundo.html). ¿Os imagináis pasarle a estos niños/as una prueba de comprensión lingüística? Aprueban sin maestro/a.
En Finlandia el trabajo sí que dignifica. Allí cualquier persona que no pueda trabajar tiene derecho a una paga indefinida; su problema su ideología reside en que los finlandeses quieren trabajar y no acuden a manutenciones que no requieran un esfuerzo, está mal visto. Si aquí ponemos una paga fija a todo aquel/aquella persona que no trabaje… no hablemos de la “picaresca española”. Y sumemos algo: UNA TITULACIÓN EN ESPAÑA NO DA NECESARIAMENTE ACCESO A UN PUESTO DE TRABAJO ¿Podemos decirle a un niño/a: estudia, estudia, que una carrera universitaria te dará un buen trabajo? ¿Cómo un adolescente va a sacrificar vivencias personales a cambio de unos estudios que no necesariamente le solucionarán la vida? (sobre de los miles de preparados que hacen la maleta cada día para probar suerte en otro país).
¿Orgulloso de ser español? NO Pues claro, peor habría sido nacer en África. Virgencita que me quede como estoy. Pero España no es Finlandia.
P.D.: Terminaré con una anécdota que ocurrió a Felipe González (Ex-Presidente de España). Cuenta que, en una visita a Helsinki, preguntó a una asistente del Gobierno Finlandés que le acompañaba por qué optó por la carrera diplomática. Le respondió algo revelador, sin atisbo alguno de ironía: “Porque no tenía puntuación suficiente para ser maestra o profesora de instituto” (http://yoriento.com/2014/01/felipe-gonzalez-presidente-gobierno-emprendimiento-innovacion-empleabilidad.html/).

Tomado de: http://antojsanchez.tumblr.com/post/93536692722/espana-no-es-finlandia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada