Páginas / Web-orrialdeak

domingo, 15 de febrero de 2015

Caride, JA (2009) Nuevas perspectivas para un futuro viable: los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Fotografía de Raúl D.C.

La Declaración del Milenio, aprobada el 8 de septiembre de 2000 por los 189 Estados Miembros asistentes a la Cumbre del Milenio, convocada por las Naciones Unidas en su sede de Nueva York, concretaría una parte estimable de sus propuestas en la redacción de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) que deberán ser alcanzados –con un total de 18 Metas y cerca de 50 indicadores– en el horizonte temporal del año 2015. 
Ninguno de estos objetivos, como reconocieron sus promotores, era nuevo. Prácticamente todos ellos tenían su origen en las Conferencias Mundiales celebradas en los años noventa del pasado siglo, así como en las Declaraciones, Resoluciones o Pactos formalizados a partir de los años centrales del siglo XX, en congruencia con la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) y su afán por habilitar escenarios más proclives a la
equidad, la justicia o la dignidad de todas las personas, sean cuales sean las circunstancias individuales o colectivas que en ellas concurran. 
Con estos propósitos, los Objetivos declaran, cuando menos, una doble intencionalidad: de un lado, la voluntad de avanzar en una acción más concertada a favor del desarrollo y del bienestar mundial, coordinando las actuaciones de cada país y las de los Organismos internacionales en tareas que muestren su compromiso con los sectores más pobres de la Tierra, en diálogo con la ciudadanía; de otro, dotando a estas entidades y, en general, a las personas interesadas, de criterios, procedimientos e indicadores con los que evaluar las políticas que se adopten en cada contexto. 
Un empeño complicado, en el que ya hay signos visibles de incumplimiento y fatiga institucional, activados por la profunda crisis financiera –y moral– que sacude al Planeta. Una crisis ante la que Naciones Unidas y la sociedad civil siguen reclamando que se asuman las responsabilidades contraídas en los ODM. La imagen de cualquier desarrollo deseable y sustentable así lo requiere: no sólo en los discursos, también y sobre todo en sus consecuencias prácticas. 



CARIDE, J.A. (2009). “Nuevas perspectivas para un futuro viable: los Objetivos de Desarrollo del Milenio.” Revista de Educación, Extraordinario, 77–98. 
Accesible en: http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3019423 [23-10-2014]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada