Páginas / Web-orrialdeak

martes, 30 de octubre de 2012

Gutiérrez Bastida, J.M. (2003): Galipote en la costa vasca. Crónica del Prestige en Euskadi.


 Extracto de la publicación del autor del blog: Galipote en la costa vasca. Crónica del Prestige en Euskadi (accesible en http://www.bubok.es/libros/208449/Galipote-en-la-costa-vasca-Cronica-del-Prestige-en-Euskadi)


Limpieza de fuel del Prestige en la costa asturiana


INTRODUCCIÓN


Cuando escogimos un período para contextualizar el presente trabajo no pensábamos que ni que fuera delimitado tan extraordinariamente, ni mucho menos que Euskal Herria y el propio planeta iban a vivir seis meses de intensa historia y de acontecimientos excepcionales.
Nuestra historia se centra fundamentalmente en un período de seis meses que comienza el 5 de diciembre, día en que llegan por primera vez a nuestras costas manchas del fuel vertido por el Prestige. Jornada en la que, véase la casualidad, es el Día Internacional de los Voluntarios/as (para el Desarrollo Económico y Social).
Limpieza de fuel en la costa de Bermeo (Aritxatxu)
Y nuestra historia finaliza seis meses después, el 5 de junio, a la sazón Día Internacional del Medio Ambiente. Del año 2003, Año Internacional del Agua Dulce. En medio, invasión de Irak, cierre del periódico Egunkaria, meses de huelga general en Venezuela, ilegalización de opciones políticas, guerra y señales de paz en Palestina, tres muertos en atentado en Euskal Herria, terremotos en Argelia, un buque se convierte en el mayor que surca la ría de Bilbao, 64 mujeres muertas en el España por violencia doméstica, millones de personas se manifiestan en más de 60 países diciendo “No war”, nos dejó Jorge Oteiza, huelgas en Francia por recortes sociales, cambio de titular en el Ministerio de Medio Ambiente, tercer Foro Social Mundial, la Unión Europea (UE) pasa a tener 25 miembros... como noticias de primera página. Y durante este tiempo no es que no haya habido muertos debido al hambre o debido a los más de cuarenta conflictos bélicos que asolan la Tierra, no es que no haya habido explotados en el trabajo infantil, no es que no haya habido explotación de la mujer, problemas de pobreza, salud, educación..., el problema para no ser primera página es que no han habido periodistas en esos sitios o que los grandes medios de comunicación no les han dejado hueco entre lasa anteriormente citadas.
En todo caso ha sido obligado salirnos de esas dos fechas de referencia, para comentar el suceso que originó la catástrofe y algún detalle posterior.
Todo empezó cuando un buque petrolero, por alguna causa todavía sin determinar definitivamente, tiene una importante vía de agua y envía un SOS frente a las costas gallegas. Otra vez Galicia. Otra vez petróleo y buques. Otra vez energía y transporte.
Barrera de arena y plástico en la entrada de la ría de Urdaibai
Un enfoque global de la gestión de riesgos, basado en las lecciones aprendidas de los accidentes y desastres naturales del pasado, y el reconocimiento de la necesidad de mejorar la planificación de las emergencias, debería servir para reducir las cifras y las consecuencias de los accidentes tecnológicos, así como paliar las repercusiones de algunos desastres naturales.” Así reza el informe “El medio ambiente en Europa. Tercera evaluación” de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). Sin embargo, tales intenciones no sirvieron para impedir la catástrofe producida por el Prestige.
El vertido al mar del fuel que transportaba el Prestige ha causado multitud de problemas en el océano Atlántico y en el mar Cantábrico, orígenes, a su vez, de nuevos problemas.
Así, lo que en principio fue un accidente tecnológico se ha convertido en uno de los problemas medioambientales más importantes de Europa.
Y eso que Europa ya tenía suficientes. En citado informe, la AEMA reconoce, entre otros, los siguientes aspectos:
-        El consumo de energía en Europa occidental creció un 8% entre 1992 y 1999, siendo su producción la variable que más gases de efecto invernadero y gases acidificantes provoca.
-        El volumen de transporte creció desmesuradamente en el mismo periodo y el informe reconoce que, aunque las pautas de transporte de los países de Europa Central y Oriental, así como los países en trámites de admisión son más sostenibles, su evolución tiende hacia los modelos inadecuados de la Europa Occidental.
-        Los niveles de consumo de recursos se han estabilizado, pero a costa de una mayor importación de recursos de otros países.
-        La industria de Europa Occidental consume menos energía, y, por tanto, contamina menos que la del resto de Europa. Pero, debido al consumo de manufacturas en estos países debe asumir su parte de responsabilidad.
-        La intensificación y especialización de la agricultura ha provocado la erosión del suelo, la escasez de agua y la pérdida de biodiversidad.
-        En este último aspecto citado, entre las 3.948 especies de vertebrados amenazadas en todo el mundo, 355 se encuentran en países de Europa y Asia Central.
-        Muchos caladeros marinos están por debajo de niveles sostenibles, debido a la sobrepesca de flotas cada vez mejor preparadas (en la década de los 90 las capturas han aumentado un 25% aunque la flota ha disminuido), y a que los recursos pesqueros continentales están más amenazados por la contaminación.
-        La temperatura media de Europa en los últimos 100 años ha aumentado 1,2ºC frente a los 0,6ºC a escala mundial.
-        Cada habitante de Europa Occidental produce unos 3,8 Tm de residuos al año.
-        Existe riesgo de contaminación del agua por pesticidas en muchos países, y más del 10% de las aguas de baño litorales no son aptas para ello.
-        Los principales problemas del suelo son irreversibles: erosión, contaminación, salinización y compactación.
-        Cerca de un 77 % de los derrames producidos por petroleros superiores a las 700 toneladas se deben a fallos en el casco, colisiones y varamientos.
-        Entre un cuarto y un tercio de las enfermedades humanas se producen por causas medioambientales (contaminación, cambio climático, reducción de la capa de ozono...).
Todo ello cuando, precisamente en Europa y también en Euskal Herria, se intentan organizar y poner en práctica políticas del llamado desarrollo sostenible. Pero es muy difícil compatibilizar políticas de desarrollo económico y de desarrollo medioambiental si no se cambian ciertos modelos.
Lo que algunos se han empeñado en vendernos como una catástrofe natural ha sido un desastre causado por el modelo energético que tenemos, base del sistema económico globalizador que exprime el planeta, y por el escaso valor que dan al medio ambiente quienes dirigen pueblos, estados, naciones o instituciones internacionales.
A lo largo de las siguientes páginas trataremos de analizar la catástrofe del Prestige desde una perspectiva medioambientalista.
Fuel del Prestige en la playa de Laida (Urdaibai)
Partiremos de los antecedentes que tienen el tratamiento de la energía y el transporte en los últimos tiempos. Seguiremos haciendo un recorrido por las implicaciones directas con el petrolero en cuestión y nos detendremos en estudiar a fondo el fuel, la carga que transportaba el buque, y las consecuencias medioambientales de su vertido. Asimismo, veremos las técnicas de limpieza, recogida y gestión de residuos.
Volveremos al Prestige, para realizar con él su último viaje, y hacer un recorrido cronológico por las diversas mareas que ha generado (marea política, judicial, marea blanca...).
Por fin, llegaremos a Euskal Herria para ver en un recorrido cronológico temático todo lo que ha sucedido en torno a la llegada y presencia del hidrocarburo en la costa vasca. Entre otras cosas, recordaremos la formidable labor de los arrantzales en la recogida de fuel.
Finalmente, analizaremos la problemática de la catástrofe del Prestige, nos interrogaremos sobre sus responsables y veremos que –aunque importantes– los accidentes no son la causa más importante del deterioro de los mares. Hay otros motivos. Los responsables tienen que acarrear con los costes, pero el Prestige es sólo una parte. Y nosotras y nosotros también tenemos algo que ver. Trataremos de ver nuestra implicación y nuestras posibles aportaciones a la hora de solucionar los problemas o, como mínimo, mejorar la situación.
El Prestige ya realizó su última travesía. Con las siguientes líneas trataremos de comenzar un nuevo viaje que nos lleve a descubrir que –a pesar los problemas medioambientales– es posible otra relación con la naturaleza, con el mundo.
Será un viaje multidisciplinar, con escalas en la estación técnica, la administrativa, la hemeroteca, la ecológica, el análisis medioambiental... cada una con su lenguaje particular. Entre todas nos aportarán la visión global del viaje completo, del mapa del trayecto, y esto nos ayudará a comprender mejor la complejidad y los desafíos medioambientales a los que nos enfrentamos.
¡Zarpamos!


(...)


_____
Fotos: autor del blog. by-nc-nd
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada